Negociación y Derecho Colaborativo

  • Text Hover

Nuestra firma, con sede social en Alicante, cuenta con profesionales, altamente cualificados, especialistas en Negociación y Derecho Colaborativo.


La Negociación es un proceso que se utiliza para resolver asuntos legales de una forma pacífica, de tal forma que cuando el conflicto existente ha quedado resuelto a través de la negociación y se ha alcanzado un acuerdo satisfactorio para todas las partes implicadas, bien se eleva a público ante Notario, o en caso de ser procedente, se podría homologar judicialmente, por lo que en ambos casos, tendría plena eficacia jurídica, al igual que una sentencia.


El derecho colaborativo al igual que la negociación es un proceso que se utiliza para resolver asuntos legales de una forma pacífica. Es una forma de resolver los conflictos, alternativa a la vía judicial. Los abogados colaborativos trabajan por el bien común de sus clientes e igualmente colaborando todos los profesionales y poniendo en común su propia sabiduría en pro de una resolución satisfactoria del conflicto para todas las partes. Los abogados colaborativos dan paso a los clientes para que estén en todo momento presentes en la mesa de negociación para que puedan expresar sus necesidades y de esta forma resolver su conflicto sintiéndose escuchados y valorados sus intereses y necesidades en todo momento.


Un proceso centrado en las necesidades e intereses de las partes, muchas veces ocultos para ellas mismas, separando a la persona del problema, gestionando las emociones y las relaciones entre las partes, a las que se hace partícipes en la búsqueda y adopción de la solución acordada y realmente satisfactoria.

Tanto la Negociación como el Derecho colaborativo son efectivos en cualquier especialidad del Derecho, y fundamentalmente aconsejable en los siguientes supuestos:

Cuando es importante que la relación se mantenga entre las personas en conflicto (p.e: casos de derecho de familia que involucran a los hijos, un conflicto entre un empresario y un trabajador, un conflicto entre un cliente y un proveedor, un conflicto entre dos socios de una empresa ya sea o no familiar, un conflicto en la liquidación de una herencia).

Cuando la razón (a efectos legales) no acompaña al 100% a ninguna de las partes, es decir que hay cierta incertidumbre en cuanto a las posibilidades reales de éxito para cualquiera de las partes en conflicto.

Cuando la investigación patrimonial de la parte deudora ha resultado infructuosa, puesto que en estos casos la única forma de que el acreedor pueda saldar su deuda será con colaboración y buena fe entre las partes.

En el derecho colaborativo destaca el compromiso.

Los abogados colaborativos participantes en el proceso, se comprometen a no acudir a los Tribunales durante el proceso de negociación colaborativa, negociando para responder a los intereses de ambas partes.