Derecho laboral

¿Cuándo es conveniente demandar por un despido?

Demandar por un despido es una acción más común de lo que se suele pensar. ¿Qué debes saber si pretendes demandar a tu empresa? ¿Cuándo es conveniente interponer una demanda por un despido? ¡Te lo contamos en este artículo!

Lo que debes saber antes de demandar por un despido

Lo primero que ha de saber el trabajador tras haber sido despedido, son exactamente las posibilidades de éxito reales con las que cuenta si decide ir al Juzgado y por tanto demandar al empresario.   En segundo lugar, y no menos importante, ha de valorar, hasta qué punto necesita ese empleo y qué otras opciones tiene, y viabilidad de las mismas.   En tercer lugar, y para el supuesto de que económicamente necesite conservar dicho empleo, pues no dispone de otras opciones laborales viables en ese momento, igualmente habrá de valorar como va a quedar afectada su relación laboral si acude al Juzgado.  

En resumen, el trabajador una vez se encuentre asesorado jurídicamente sobre si le asiste legalmente la razón y además es efectivo ir a juicio porque la empresa es solvente y va a poder percibir la indemnización que le corresponda, por ejemplo, en caso de despido improcedente, entonces podrá plantearse seriamente ir al Juzgado, pero habiendo hecho este análisis previamente. No obstante lo anterior, también tendrá que valorar el coste que va a tener todo el procedimiento judicial y no solo económico, sino también emocional que le va a suponer todo el proceso judicial, y por supuesto si está preparado para esperar la llegada de la sentencia, meses después de iniciado todo el procedimiento.  

¿Buscas un despacho que te ayude a llevar a cabo tu demanda por despido?

En Ecuom nos ocupamos de que nuestros clientes sepan desde el primer momento cuales son sus posibilidades reales de éxito. No solo se trata de que legalmente les asista la razón, sino de que una vez obtenida la sentencia si esta es favorable, que la misma se pueda llevar a efecto y el cliente vea satisfechas sus necesidades, y en muchos casos no es así, bien porque al tratarse del cobro de una indemnización, no se va a poder percibir pues la empresa se ha declarado insolvente, bien porque la empresa puede incluso llegar a desaparecer durante el proceso judicial, etc.  Y algo fundamental es que quizás se produzca el despido tan solo por una falta de entendimiento entre empresario y trabajador, por un conflicto quizás latente durante mucho tiempo en la empresa y que no se ha sabido gestionar, por lo que lo más importante es que si el conflicto se soluciona, empresario y trabajador pueden seguir trabajando juntos y no sería necesario tener que acudir a procedimiento judicial alguno y la relación entre ambos puede incluso salir fortalecida del conflicto.  

En Ecuom a través de la negociación, de la mediación, del Derecho colaborativo, etc, esto es mediante la aplicación de cualesquiera técnicas de Resolución Pacífica de conflictos podemos conseguir precisamente que las necesidades de nuestros clientes queden satisfechas y que la relación entre los mismos se mantenga.

Autor


Avatar